Loader
Escultura gigante de un alce en la cerretera FV3 Noruega

Adiós gran norte. Capítulo 3

Oops...
Slider with alias none not found.

Relato de Toni Mu√Īoz

Viaje de regreso

 

Salimos con tiempo para embarcar rumbo a Dinamarca, hemos de cambiar el neumático de una de las motos sin remedio así que sin prisas pero sin pausa nos encaminamos hacia Oslo.

La FV3 se nos revela como la mejor y m√°s bonita de todo Noruega. Arboles decorados con cornamentas de Alces pintadas de mil formas, cada cantidad de km encontrabas esa forma de arte en las copas de los arboles.

Almuerzo en un lugar indefinido de Noruega

El verdadero encanto lo encontramos casi al final de esta carretera en forma de Alce de unos 18 metros de alto y todo cromado, espejo de todo lo que tenia alrededor, impresionante escultura.

Llegamos a Oslo a tiempo y al intentar entrar en el recinto de embarque, nos comunican que teníamos el pasaje para el día siguiente. Resulta que si cuando reservas por Internet el pasaje y ese día esta lleno, sin decirte a ti nada, te lo aceptan para el día siguiente. Así que teníamos 24 horas para divertirnos en Oslo. Encontramos habitación y guardamos las motos en un patio interior.

Al día siguiente nos despertamos con un sol radiante y buscamos el parque que alberga las estatuas de Gustav Vigeland, todo un acierto por nuestra parte.

Desembarcamos en Copenague, buscamos taller para cambiar la rueda y nos cuesta m√°s de lo esperado, acabamos visitando tres talleres y haciendo unos 100 km para cambiar un neum√°tico delantero de una ¬°¬°¬°¬°¬°BMW GS 1200 ¬°¬°¬°¬° como si no hubiesen pocas.

Momentos de relax y paseo por Tallin

Llegamos al hotel nos cambiamos y a caminar por una de las ciudades que mas me gustan de todas las que he conocido, Copenague. Hicimos el gran canal hasta ‚Äúla sirenita‚ÄĚ y volver al centro una pateada de unos 12 km, genial para estirar las piernas.

Alemania, Austria y Suiza

Alemania nos recibe con sus autopistas gratuitas y su posibilidad de altas velocidades legales, tenemos acuerdo y nos dirigimos hacia el Tirol. Hacemos noche en Fulda, ciudad que nos sorprende mucho.

La intención es volver a intentar hacer el “9 suizo“ en unos días, seguimos hasta Fussen y su no menos famoso castillo Neuswanstein, pero lleno a rebosar de turistas, fotitos de rigor y carretera.

 

Hacemos noche en la ciudad más antigua de Suiza, Chur o también conocida como Coria.

Todo es bonito limpio y ordenado, los valles Tiroleses parecen hechos por un pintor. Los pueblos inmaculados, como si fuese un escenario permanente del rodaje de alguna película.

El rincón mágico de los Alpes Tiroleses en los que nunca sabes si estas en

Austria, Italia o Suiza.

Tenemos que rectificar constantemente la ruta, la nieve todav√≠a esta presente en muchos sitios y nos impide realizar la ruta que ten√≠amos prevista. ‚Äú9 suizo ‚Äúser√° en otra ocasi√≥n, pero sin tristezas, por favor, hacemos la ascensi√≥n y descenso de muchos peque√Īos puertos, pasamos del frio al calor de un paisaje m√°gico a otro mas bonito si cabe.

Llevamos ya 21 días de viaje. Creo estar en lo cierto sí aseguro que estamos cansados, que estamos gozosos y que nos abraza el momento triste del fin del viaje.

Vistas fantasticas de las monta√Īas de Noruega

Pasamos ante su majestad Montblanc que nos saluda entre un manto de nubes. El alboroto de Chamonix. Algunos puertos m√°s abajo, entramos en la autopista ‚Äúdu soleil‚ÄĚ y hacemos la ultima noche en Ganges, parque de ‚ÄúLes Cevennes‚ÄĚ otro sitio para visitar con m√°s calma.

Despertamos, cargamos las motos y volvemos a la autopista. Llegamos al área de Perpignan, un ultimo café juntos, nos abrazamos emocionados por haber tenido el privilegio y el honor de haber compartido juntos muchos momentos, que quedaran para siempre vivos en la memoria.

*Epílogo

Un viaje en moto siempre es un viaje hacia la vida, es personal, intimo, vital. Desde que empiezas a programarlo ya lo estas viviendo, se crea un vínculo como si se tratase de una criatura que vive en y para ti solamente.

No lo dud√©is viajad, sea una gran distancia o una peque√Īa, no importa. Lo que de verdad importa es lo vivo que te hace sentir la vida que hay dentro de la moto, es 100 veces m√°s intensa que la que hay en cualquier otro medio de transporte. Dejad que los olores, las brisas, los colores y las gentes os enriquezcan, como dec√≠a Extremoduro, ‚Äúensanchad el alma‚ÄĚ.

Salut i bona ruta amics.

Toni Mu√Īoz

Capitulo 1 .


2moteros
[email protected]

Apasionados de las motos y los viajes

No Comments

Post A Comment

Catal√† CA English EN Fran√ßais FR Deutsch DE –†—É—Ā—Ā–ļ–ł–Ļ RU Espa√Īol ES