Loader
Monumento de Nordkapp. Final de lviaje

El fin de Europa. CapĂ­tulo 2

Oops...
Slider with alias none not found.

Relato escrito por Toni Muñoz 

Atras queda Europa

 

Polonia la cruzamos como Austria. Vías rápidas y mucha lluvia, muchos camiones y carreteras con roderas, evitamos algunos lugares por adelantar tiempo y «yo rechino los dientes por perder otro destino más». Seguimos camino.

Hacia medio día, para de llover y conseguimos avanzar más rápido, pero cada parada es mas de media hora. Seguimos hacia Lituania vuelve a llovernos hasta llegar a Riga, su capital.

Aquí tiene lugar lo más asombroso y mágico del viaje. Alquilamos unas habitaciones en una casa enorme, la dueña nos atiende bien y al ser toda de madera nos pide que no entremos con las botas a la casa. Para ello nos habilita un espacio en lo que era una pequeña cocina para que dejemos las cosas de ir en moto, trajes de agua, pantalones y botas.

Pequeño refrigerio. Una cerveza. Atras queda Europa

Como es una hora prudencial nos vamos al centro histórico, paseamos tomamos unas cervezas y comemos alguna cosa, al volver a la casa, la señora había creado un entramado de perchas, maderas y soportes alrededor de una estufa de leña que había encendido para que se secase toda la ropa que con mucho cuidado había distribuido. Entrañable.

La mágia de mi Brujilla

Al marchar hacia Tallin, descubro que me he dejado mi mascota en la casa. Maldigo mi mala cabeza, me cabreo, me quiero volver, pero desisto por el bien común. A esto que nuestra suerte, «, yo sigo pensando que mi mascotilla tiene mucho que ver en ello, no obstante es una bruja», recibimos una llamada de la señora de la casa confirmando que nos habíamos dejado “el ninu “ y una espaldera. Como le habíamos comentado que nos dirijamos a Tallin se las dio a una sobrina que también iba a la ciudad.

Casco histĂłrico de Tallin. Atras queda Europa

Así que allí nos tienes a las tantas de la noche sin saber exactamente el sitio del encuentro con una persona que nunca habíamos visto y que nos traía un muñeco de trapo y un protector de espalda…….momento mágico. No sabría distinguir quien estaba más contento si nosotros por recuperar nuestras cosas o ella por haber conseguido entregárnoslas….pura magia señores, (gracias Brujilda).

Siguiente destino Finlandia

Transporte en ferry de las mots hacia Finlandia. Atras queda Europa

Madrugamos mucho para estar pronto en el Ferry que nos llevará a Finlandia, unas horas de descanso, Biodramina sin cafeína mala cosa.

Salimos del barco y enfilamos carretera hacia un destino  que tenia previsto. Me acompaña mi amigo, el resto quieren ir por otras carreteras. Savolinna es un lugar precioso, mientras esperamos la llegada de los demás visitamos el castillo y nos comemos una hamburguesa en en una terracita al sol.

Nos volvemos a reunir y tomamos camino hacia Rovaniemi, pero hacemos parada en Joensu, el sol nos despista, aquí no se hace de noche y es más tarde de lo previsto, buscamos un camping y a dormir.

Finlandia está dentro de lo que nos asombra. Los cristalinos lagos, miles de ellos. Las carreteras en buen estado.La naturaleza que te envuelve y hace que formes parte de ella. No puedes dejar de observar cualquier movimiento al margen del camino, cuando menos lo esperas salen renos con el susto que ello lleva.

Renos cerca de Honningvag.Atras queda Europa

Decisiones, decisiones…

De camino a Rovaniemi, famoso por ser el hogar de Santa Claus (Papa Noel), o como quieran llamarle, decido no perderme un lugar que tenía como objetivo. Decidido ir solo. Lo comunico al grupo y quedamos en encontrarnos más tarde en la ciudad. Finalmente, se suman dos compañeros a la aventura. Les advierto que es posible que no encontremos nada, lo aceptan y seguimos los tres.

Fue un acierto ir por la carretera la pista de tierra y al mismo tiempo un error por que no encontré lo que buscaba.  Valió la pena intentarlo, no sé si volveré a pasar por allí alguna vez y no quería dejar de intentarlo.

A destacar la pizza de reno que comimos, sorprendentemente buena.

DĂ­a menos para llegar a Nordkapp

Jornada maratoniana de 800 km y muchos lloviendo. Realmente cuando lo pienso no me importa la lluvia, es más la disfruto como una parte más del viaje. Este se vuelve algo más incomodo pero se muestran otros aspectos que sin lluvia no podrías disfrutarlos. Como los olores de los arboles, la hierba, incluso los campos de cultivo tienen un olor característico y si te gusta el color verde jamas tendrás ante ti una gama tan grande de ese color.

Monumento en la Linea Circulo Polar en Noruega concretamente en la cerretera FV6

De Honningsvag a Nordkapp hay 30 km que dejamos para el día siguiente, visitamos el Ice bar, propiedad de un señor de Badalona. Nos encontramos muy divertidos hablando Catalán con las dependientas mientras nos van explicando el proceso y secretos de esta construcción que esta a -3 grados permanentemente, curiosidades de la vida.

Llevamos bastante retraso sobre lo planeado, pasan los días pero no los km y hay que aplicarse. Visitamos el centro de Nordkapp, fotos, risas, abrazos ¡¡¡¡hemos llegado¡¡¡ me invade la nostalgia del recuerdo de mi padre que recientemente nos había dejado y desde allí le envié un beso grande. «Al estar más al norte imagino que le llego antes».

La meta. Nordkapp.Atras queda Europa

Y en este preciso momento empieza el regreso, regreso, se amontonan los sentimientos las sensaciones la complicidad por haberlo conseguido sin estar nunca muy seguros de haberlo podido hacer, me siento fuerte y grande, comparto mi alegría con mis amigos y todos tenemos esa cara que teníamos a los 10 años ante el más grande de los descubrimientos…….#piticollons.

Prisas y retrasos

Iniciamos la bajada con prisa, teníamos que embarcar en un ferry y no había otra manera de salir desde el norte hacia las islas Vesteralen, lo hacemos rápido y bien.

Al desembarcar hemos de ir al un hospital un problema de hacia días que arrastraba Raul, resultado la ala de un insecto clavada en la cornea,  “hay que usar las gafas”, pero todo quedo en nada y un buen colirio le dejo nuevo.

Ese día tubo ese momento mágico de todo viaje donde se juntan el buen humor con el tiempo magnífico y el lugar idílico.

Si tuviese que elegir un momento de todo el viaje serĂ­a este.

Parada en el camino. Noruega

Y no fue nada especial, un picnic junto a un fiordo con solete, calor y una vista de esas que hacen que te cueste cerrar la boca.

Y este momento mágico dio paso al peor momento. Alquilamos unos hytters, bungalows típicos del norte, esos  de madera  de color rojo, descansamos ya muy tensos.

Hytter en las Islas Lofoten

Al despertar una de las motos estaba pinchada, radio roto y cámara rajada, otros dos tenían que cambiar los neumáticos por tener objetivos diferentes.

Decido proponer mis intenciones por ver si cuadraban con alguno de ellos, estaba decidido a hacer el resto del camino solo, hago mi propuesta y todos están de acuerdo en separarnos en dos grupos, curiosa separación, grupo catalán y grupo vasco.

Partimos con la intención de encontrarnos más adelante pero se quedo en eso, solo la intención por no encontrarnos ya más en el resto del viaje.

Así que nos dirigimos hacia Mo i Rana, dormimos y salimos hacia Trondheim, preciosa ciudad con muchísima vida donde decidimos darnos un buen homenaje en forma de cena y copas y ha sido muy enriquecedor, con José me une la mejor de las amistades y con Manel se que será un descubrimiento de los que duraran para siempre, formamos un buen equipo.

En esa noche compartimos intimidades relatos y complicidades a veces desnudar el alma ante verdaderos amigos es una gran terapia.

En el siguiente capĂ­tulo: Adios gran norte


2moteros
[email protected]

Apasionados de las motos y los viajes

1 Comment
  • 2moteros
    Posted at 18:55h, 18 diciembre Responder

    Este Ă©s un viaje que todo motorista quiere hacer alguna vez en su vida.
    Aplaudo a estos valientes que llevan a término sus sueños. No una, si no dos vecez.

Post A Comment